¿Qué hacer en Vermont en verano?

Vermont es considerado por muchos un destino vacacional ideal durante el invierno, pero ¿Y qué hay del verano? Las personas que solo han visitado Vermont durante el invierno no saben de lo que se están perdiendo, si tú eres uno de ellos no te preocupes, estás a punto de conocer qué hacer en Vermont durante el verano.

Que hacer en verano en Vermont

Cómo es el turismo en Vermont en verano

Si bien la afluencia de turistas es menor que durante el invierno, Vermont tiene muchos secretos por descubrir en el campo del turismo durante el verano.

Cuando visites el Estado de Vermont en verano podrás descubrir que tiene multitud de ríos, imponentes y verdes árboles y senderos increíbles que vale la pena visitar durante esta estación.

Vamos a mencionarte hasta cuatro tipos de actividades que puedes realizar en Vermont todos los años durante el verano ¡Quedarás con las ganas de extender tus vacaciones en este Estado hasta diciembre!

El clima de Vermont en verano

Lo primero a tener en cuenta es que no necesitarás un abrigo en Vermont durante el verano, ya que la temperatura oscilará entre los 13ºC durante las noches, madrugadas y principio de las mañanas a 28ºC durante la mañana y tarde.

En raras ocasiones la temperatura puede pasar de los 28ºC, pero cuando lo hace no es extraño que alcance los 32ºC, así que empaca ropa de algodón liviana para tu viaje. Los meses en donde la temperatura en Vermont es caliente van de junio a agosto.

Atracciones de Vermont en verano

Podría ser arriesgado el asegurar que en Vermont existen incluso más atracciones turísticas disponibles durante el verano que en invierno, pero no dejes que te lo digamos nosotros y compruébalo tú mismo, viendo estas atracciones naturales que esperan tu llegada. Estas son 4 cosas que hacer en Vermont en verano:

Visitar las Cascadas de Moss Glenn

La cascada en sí no es el único atractivo, sino que el camino que lleva hacia ellas sigue siendo toda una aventura. Para llegar a Moss Glenn Falls necesitas seguir la carretera 100, la cual a cada lado de sus límites puedes ver maizales, lo cual es muy bonito de ver, sobre todo si viajas de mañana.

Cuando se llega al final de la carretera 100 se puede ver una entrada a lo que es el sendero que llevará a las cascadas, en donde podrás ver grandes troncos centenarios caídos, pequeños ríos, abundante e imponente vegetación y muchos, pero muchos castores que se encuentran tirando árboles para hacer sus represas.

Mientras más avances te darás cuenta que el camino resulta cada vez más empinado, pero no te preocupes que esto es un indicador de que estás a punto de llegar al mirador de las cascadas Moss Glenn, las cuales dan una vista que recordarás por siempre.

Visita la fábrica de Ben & Jerry’s

Aunque muy pocos sitios sobre turismo hablen sobre esta fábrica, Ben & Jerry’s es considerada por los cultos del turismo en Vermont como uno de los destinos más apreciados y mejor escondidos en este Estado. En este lugar se fabrican los que son uno de los mejores helados de los Estados Unidos y puedes entrar totalmente gratis.

Dentro de sus instalaciones podrás observar como más que una fábrica se trata de un mini museo que cuenta la historia de cómo comenzaron a fabricar y distribuir sus helados, además de poder comprar helados de la marca a muy buen precio. Tienen tanta variedad de ellos que te sorprenderás.

Si pagas el valor del tour (ronda los 4USD) podrás tener acceso al interior de la fábrica mientras te cuentan su historia, cómo se produce el helado y que ingredientes constituyen el helado del día, el cual puede ser cualquier sabor, pero lo mejor es al finalizar el recorrido te lo obsequiarán por el precio del boleto.

Rutas de senderismo y parques de montaña en Vermont en verano

Vermont es un Estado rural, por lo que se encuentra lleno de interesantes opciones para practicar senderismo, trekking e incluso bicicrós, aparte por supuesto de tener los mejores senderos de esquí durante invierno, pero vamos a mostrarte dos destinos ideales perfectos para el verano.

El parque para bicicletas de Burlington

Si eres el afortunado dueño de una bicicleta y te encanta manejarla mientras el viento golpea tu rostro entonces te encantará la experiencia que el Burlington Bike Park tiene para ti.

Este sendero de bicicletas te llevará de camino a diferentes playas, pequeños parques en donde te puedes ejercitar gracias a las máquinas de aerobics que han sido instaladas de manera pública.

La ruta en su mayor parte no cuenta con árboles a cada lado del camino, por lo que debes procurar que el día no sea muy soleado para disfrutar el paseo.

También debes saber que los vientos son algo fuertes si el día está muy nublado, pero las vistas que puedes conseguir bien valen la pena. Lo mejor es que no es un lugar demasiado visitado por turistas, así que podrás gozar de muy buena tranquilidad.

Durante la primavera o verano visita la ruta 108

La ruta 108 conecta Stowe con Jeffersonville, pero más que una carretera es una espectacular manera de ver a la naturaleza en todo su esplendor.

El trayecto desde ciudad a ciudad dura aproximadamente 20 minutos, pero esto es si no vas con intenciones turísticas, ya que fácilmente puedes tomarte de 3 horas en adelante para visitar cada una de las paradas para observar la naturaleza que el trayecto te ofrece.

Uno de los destinos que cubre esta ruta y debes visitar sí o sí durante la primavera en Vermont son las cascadas de Bingham o Bingham Falls, las cuales se pueden encontrar tras 20 minutos inmiscuyéndote en los bosques vírgenes de la entidad.

El camino hacia las cascadas no tiene pérdida ya que podrás notar lo apacible de la naturaleza que te rodea, además existe un sendero creado por los turistas a través de los años así que no hay pérdida.

Otro punto importante es el Grist MIll Covered Bridge, un puente que atraviesa un rio, pero esta no es la atracción en sí (aunque quedes embelesado con la naturaleza circundante) sino el río que hay debajo, al cual puedes bajar por los riscos poco pronunciados que hay a cada lado del puente.

Puedes aparcar y realizar un picnic mientras la calma de la zona te deja boquiabierto.

En definitiva, en verano sí que vale la pena visitar Vermont. Si quieres pasar unas vacaciones increíbles en este Estado visita todos estos puntos y vuelve en navidad ¡No te arrepentirás! Eso sí, que no se te olvide contarnos qué tal te pareció este destino.

Compartir Artículo
POSTS RELACIONADOS
TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario